LUCHADORAS:

Del ring a los problemas diarios. 

 – Por Mauricio Orozco
@Eralvy

“México, Ciudad Juárez. La ciudad más peligrosa del mundo. 

Estados Unidos, El Paso. La ciudad más segura del mundo. 

Que contradicción ¿No?”

Hemos escuchado en cientos de relatos la crudeza que se vive en la frontera norte de nuestro país. Una región conocida por su infame deterioro social en donde las mujeres son presas diarias de la brutalidad del machismo y la falta de capacidad de las autoridades por cambiar la situación. 

“Luchadoras” (2021) es la obra documental codirigida entre Paola Calvo y Patrick Jasim en donde se nos adentra a la cotidianidad de una ciudad en donde hay que aprender a vivir con miedo, pero nunca soltarse de los sueños. Una historia que nos guía con esperanza dentro de un contexto en donde se aprende a transformar el dolor en la materia prima para luchar con determinación por lo que se desea. 

Desde la introducción en voz en off se nos narra en primera persona la crudeza del entorno por medio de una de las pocas crónica de una sobreviviente de la violencia de género que impera en la región. Sin reduccionismos se plantean el tono con que el documental enmarca las adversidades que tiene que sortear una mujer en Ciudad Juárez, una ciudad en donde la supervivencia va de la mano con una lucha constante, que en el caso de nuestras protagonistas, se materializa como una acción literal en la que se convierten en luchadoras de vida y luchadoras del cuadrilátero. Una acción simbólica que nos demuestra la plenitud con la que nuestras protagonistas se adentran en una constante batalla por cambiar los paradigmas. 

A pesar de que Lady Candy, Mini Sirenita y Baby Star tienen metas diferentes, parten de un contexto similar que las ha llevado a la necesidad compartida por plantean y cuestionan los machismos insertados en el deporte, en la sociedad y en los conflictos cotidianos que se nos han instaurado culturalmente, aleccionándonos y acostumbrándonos a su aplicación que busca subyugar sistemáticamente a la mujer, dando un giro y tomándole como una oportunidad perfecta para replantear los esquemas y encaminar su lucha. 

La propuesta formal que deciden utilizar los realizadores tiene un tratamiento muy clásico en donde intercala entrevistas, testimonios, pasajes de la vida diaria y escenas que buscan una significación más subjetiva. Sin embargo, esta simpleza reduce los artificios ayudando a otorgarles el protagonismo a sus personajes, sus historias y sus emociones a partir de una gran sensibilidad y respeto, evitando caer en el melodrama o el maniqueísmo. 

Hay secuencias que tienen una construcción tan fina y puntual que se llenan de una intención poética que enaltece la sororidad y la unión femenina como base, que sostiene y propulsa a este grupo de mujeres que luchan por salir adelante, por cumplir sus sueños y por dejar de vivir con miedo, articulando un homenaje visual a la feminidad y a su presencia en la lucha libre, una combinación que ya con solo enunciarse se vuelve una hazaña. 

Una historia que usa el dolor como catapulta para recordarnos que aún en una situación tan conflictiva podemos brillar y cambiar el curso futuro de la realidad. Una narración que presenta a sus personajes como entes construidas de anhelos y sueños, que nos invitan a reflexionar con ellas sobre la constante búsqueda de esperanza dentro del terrible caos. 

Después de su estreno mundial en la más reciente edición del Festival SXSW, “Luchadoras” llega a México como parte de la Competencia Oficial de la décima edición del Festival Internacional de Cine de Los Cabos y la podrás disfrutar de manera virtual desde su plataforma gratuita habilitada para todo territorio mexicano.

Comparte nuestra nota a través de:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Síguenos en nuestras redes