THE RIGHT GIRLS

 – Por Julio César Durán



 

 

Si las muestras de diversidad sexual y las prácticas no binarias han acompañado a nuestra especie desde sus inicios (véase el arte paleolítico de hace casi 30 mil años que revela aspectos socioculturales fascinantes),  la vida nómada, por su parte, ha constituido un referente en cuanto al entendimiento económico y de supervivencia de grupos humanos desde el inicio de la Historia.

La libertad de vivir una sexualidad plena en términos particulares además de diversos, que hoy en día parecen ser cuestionados, proscritos y mal entendidos, ha conjugado necesidades de movilidad en comunidades (la LGBTTTIQA) que se han formado en pos de sostenerse, apoyarse, encontrarse y de visibilizarse.

Estos elementos, que básicamente podrían describirse como resistencia social, llegan a una correspondencia en The Right Girls (2020) de Timothy Wolfer, documental que acompaña un emotivo periplo, el de un grupo de chicas trans (provenientes de Honduras y El Salvador) viajando en la Caravana Migrante que atravesó la República Mexicana durante el año 2019 y que buscaba ingresar a los Estados Unidos.

Valentyna, Chantal y Joanne unen fuerzas a partir de una amistad, basada a su vez en una identidad compartida, para conseguir su meta de llegar a la frontera México-Estados Unidos y solicitar asilo en el vecino del norte. El peligroso camino que toman, el mismo que el de otros miles de migrantes del centro y sur de América, más que una elección es una necesidad y esto pone en evidencia la vida nómada como un aspecto social que aún en pleno Siglo XX deberá aceptarse y entenderse como parte de un mundo concebido a partir de fronteras.

El recorrido que Wolfer registra aparece sobrio, se basa en los testimonios y se acompaña con los datos duros de la célebre Caravana que atravesó no sólo la geografía del norte del continente sino que además lo hizo con las mentalidades de quienes se encontraron con ella. No obstante la simplicidad que caracteriza a este relato, el documental pesa por revelar que la movilidad también es por identidad y que las supervivencias son consecuencia del prejuicio de una sociedad que aún deberá ganar bastante en materia de DDHH.

Las tres mujeres trans que protagonizan el documental intentan mantenerse unidas como una manera de sostener su sueño, tanto emocional como en cuestiones prácticas (la comida, el cansancio y los recursos para avanzar). La formación de una comunidad es lo que provee de fuerzas a estas mujeres quienes deberán sortear los conflictos que han padecido en sus lugares de origen.

Si bien  Valentyna y compañía buscan escapar de la discriminación, durante el camino tendrán que enfrentarse una vez más a los rechazos, las burlas y la incomprensión. El camino se muestra, en una medida diferente, como un reflejo de la supervivencia que hasta este momento de sus vidas han tenido que realizar, cada una en sus lugares de origen, y que se ha vuelto insostenible.

La búsqueda que demuestra The Right Girls es por libertad, la migración es para encontrar mejores oportunidades además de condiciones de vida dignas que la xenofobia niega en el día a día. El racismo que han sufrido las protagonistas se intensifica con la discriminación hacia su identidad sexual; la exclusión las ha hecho arriesgar todo pero también el miedo constante por su vida misma, es por ello que una expedición límite a través de un país asolado por el narcotráfico se ve como una opción, quizá la última que se le permite a aquellas otras, invisibilizadas y violentadas. Las identidades trans van en pos de un lugar donde se les permita ser.

El camino, lleno de riesgos, será enfrentado a partir del cuidado mutuo, del viajar codo a codo aunque en el camino, también, aparezcan diferencias. El peligro podrá combatirse únicamente, como se ve en el documental, con redes de apoyo y empatía.

El ojo que Wolfer pone en las tres nómadas del filme es para entenderlas y para testificar que su camino existió, que su búsqueda fue vital. La hazaña cometida por Chantal, Joanne y Valentyna al lado de más mujeres transgénero es la de miles y miles de migrantes, sus caras son las de tantos desplazados y The Right Girls propone dar cuenta de que la urgencia por hablar de éxodos abarca múltiples tradiciones, diferentes lenguas y sí, diversos entendimientos de lo sexual. Todos ellos nos forman y nos acompañan, pero para que eso ocurra deben romperse fronteras.



Comparte nuestra nota a través de:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Síguenos en nuestras redes